jueves, 5 de mayo de 2011

¿CÓMO SE TRATA EL TRASTORNO BIPOLAR?

El trastorno bipolar se considera una enfermedad crónica porque el riesgo de presentar una descompensación existe a lo largo de toda la vida, sin embargo, hoy en día la mayoría de los afectados puede llevar una vida totalmente normalizada puesto que existen tratamientos farmacológicos y psicológicos muy eficaces que consiguen mantener la enfermedad compensada. La eficacia de estos tratamientos es el resultado de décadas de investigación y de toda la experiencia acumulada por la comunidad científica mediante el estudio de tantas y tantas personas que han padecido esta enfermedad a lo largo de la historia.

Lo mejor que puede hacer una persona con trastorno bipolar es seguir adecuadamente el  tratamiento farmacológico preescrito por su psiquiatra y, al mismo tiempo, seguir un tratamiento psicológico complementario basado en la psicoeducación. Aunque la psicoeducación nunca puede sustituir a la medicación, la medicación no puede lograr muchos objetivos que se pueden alcanzar con este tratamiento psicológico.                                                              

 

Tratamiento Farmacológico

Puesto que el trastorno bipolar tiene una base bioquímica, el tratamiento farmacológico es imprescindible para que las personas con esta enfermedad consigan la estabilidad y prevengan futuras recaídas. Este tratamiento consiste, por un lado, en una medicación de mantenimiento que ha de seguirse durante las fases de eutimia o normalidad y, por otro lado, en una medicación para las fases agudas que tiene como objetivo la recuperación del afectado. Es habitual que estas medicaciones se complementen con otro tipo de fármacos utilizados para combatir la ansiedad y el insomnio o para corregir los efectos secundarios.

Tratamiento farmacológico preventivo o de mantenimiento

El tratamiento farmacológico preventivo o de mantenimiento tiene como objetivo reducir los síntomas residuales, disminuir la inestabilidad del estado de ánimo, prevenir las futuras recaídas -tanto de tipo maníaco y/o hipomaníaco como de tipo depresivo- y, en definitiva, mejorar el funcionamiento global del afectado durante las fases de eutimia. Los fármacos utilizados en este tipo de tratamiento se conocen como estabilizadores del humor o eutimizantes. Los más recetados por su eficacia son el litio y el ácido valproico:

Litio (plenur): El litio es un elemento químico que no tiene ninguna función conocida en el organismo humano (las personas con trastorno bipolar no tienen falta de litio), no obstante, es el fármaco más utilizado como estabilizador del humor desde hace décadas, puesto que ha demostrado una gran eficacia a la hora de evitar fluctuaciones anímicas. Es importante que el médico supervise regularmente el tratamiento con litio, ya que niveles muy altos de litio en el organismo pueden ser perjudiciales para la salud. Para ello, deben realizarse análisis de sangre (litemias) al menos una vez cada seis meses. Es importante que el psiquiatra nos informe de los cuidados especiales a seguir con esta medicación.

Ácido valproico (depakine, depamide): Es un medicamento que, además de servir como anticonvulsivo en las epilepsias, actúa como estabilizador del estado de ánimo en el trastorno bipolar, previniendo la aparición de recaídas

Para que el tratamiento farmacológico preventivo o de mantenimiento sea eficaz, por un lado, el afectado tiene que comprometerse a tomar la medicación correctamente tal cual se la ha recetado el psiquiatra y, por otro lado, la medicación ha de ser bien tolerada lo que significa que los efectos terapéuticos han de compensar a los efectos secundarios.

Para asegurar los efectos terapéuticos del tratamiento de mantenimiento, el afectado ha de complementar la toma de medicación con un estilo de vida regular y unos hábitos saludables. De nada sirve que me tome la medicación correctamente si después consumo drogas o si no descanso las 8 o 9 horas diarias que reparan mi desgaste físico y mental.

Tratamiento farmacológico para las fases agudas

El tratamiento farmacológico para las fases agudas consiste principalmente en fármacos que frenan las fases de manía (antipsicóticos clásicos y antipsicóticos atípicos) y medicamentos que ayudan a superar la depresión (antidepresivos).

En las fases maníacas: La medicación que se suele utilizar en el tratamiento de estas fases son los antipsicóticos clásicos (haloperidol) y, actualmente con mayor frecuencia, los antipsicóticos atípicos (risperdal, seroquel, zyprexa). Estos fármacos sirven para reducir la agitación física y mental y también para hacer desaparecer los posibles síntomas de tipo psicótico (ideas delirantes y alucinaciones) que se puedan manifestar en estos periodos. Es común que estos fármacos se complementen con algún ansiolítico

En las fases depresivas: Aunque en ocasiones un ajuste en los estabilizadores del humor puede ser suficiente para frenar el inicio de una fase depresiva, otras veces el afectado necesita la ayuda extra de un antidepresivo para recuperarse, sobre todo si la depresión es aguda. La elección del antidepresivo adecuado es muy importante ya que algunos fármacos más que otros presentan un riesgo para la persona de pasar de la depresión a una fase maníaca. Esta elección, como es lógico, es una tarea que debe realizar el psiquiatra. Un antidepresivo bien utilizado puede ser de gran ayuda para mejorar el estado de ánimo. A tener en cuenta es que estos medicamentos tardan en hacer efecto unas tres semanas desde el comienzo de la primera toma.

En el tratamiento farmacológico del trastorno bipolar es bastante común que los afectados tengan que tomar dos o más fármacos para conseguir la estabilidad. Puesto que la enfermedad bipolar se manifiesta con unas particularidades concretas en cada paciente, es habitual que personas con el mismo diagnóstico tengan preescritas diferentes medicaciones. El tratamiento siempre es individualizado. Lo que le va bien a uno no tiene porque ser eficaz en otra persona.

Tratamiento Psicológico


Un tratamiento psicólogico complementario a la medicación puede ayudar a la persona con trastorno bipolar a mejorar considerablemente su calidad de vida (¡ojo!, no todas las terapias son adecuadas). La intervención psicológica que ha demostrado ser de mayor utilidad en el tratamiento del trastorno bipolar es la psicoeducación. Además, para personas con trastorno bipolar que tengan dificultades para hacer frente a sus problemas o sean poco tolerantes al estrés existen determinados tipos de psicoterapia que les pueden ayudar.

Psicoeducación

La psicoeducación se fundamenta en el principio de que la información puede ser una herramienta muy útil en el manejo de las enfermedades, siempre y cuando esta información se utilice de una manera constructiva. El principal objetivo de la psicoeducación en el trastorno bipolar es que el afectado pueda hacerse un experto en el manejo de su propia enfermedad con el fin de mejorar su pronóstico. Para conseguir esta meta, por un lado, se trata de adquirir un conocimiento profundo de la enfermedad, una visión realista pero positiva, con el fin de comprenderla y aceptarla y, por otro, se trabajan diferentes estrategias de autoobservación y autocuidado que, utilizadas correctamente, permiten al afectado manejar los síntomas y prevenir las futuras recaídas. Tras diversos estudios científicos, se ha demostrado que complementar la medicación con psicoeducación es útil para prevenir recaídas de todo tipo, para disminuir el número de ingresos y para reducir en un 75% el tiempo que el afectado presenta síntomas. Actualmente, existen programas psicoeducativos individuales, grupales y también dirigidos a familiares de afectados.

Psicoterapia

En la psicoterapia se trabajan problemáticas más concretas de la vida del paciente que pueden estar influyendo negativamente en su calidad de vida y en la evolución de su enfermedad. En el tratamiento del trastorno bipolar, las psicoterapias que han demostrado ser beneficiosas son la terapia cognitivo-conductual y la terapia interpersonal y del ritmo social. La primera se centra en el desarrollo de habilidades conductuales y en la reestructuración del pensamiento y la segunda se centra en la en la mejora en las relaciones interpersonales y regularización del estilo de vida. Normalmente, los psicólogos bien formados que realizan intervenciones en pacientes bipolares integran ambos tipos de terapia. Dependiendo de las necesidades de cada persona se pueden trabajar diferentes aspectos como manejo del estrés, habilidades sociales, resolución de problemas, etc...


Otros Tratamientos

Existen además de los citados anteriormente, otros tratamientos que se utilizan cuando el tratamiento farmacológico no da los resultados esperados o como complemento a este:

Terapia elecro-convulsiva: Es un tratamiento mediante el cual se inducen convulsiones a través de una pequeña descarga de corriente. Aunque goza de mala fama por su uso indiscriminado en el pasado, la realidad es que puede ser gran ayuda en las fases agudas, tanto maníacas como depresivas, y actualmente se utiliza siempre bajo los efectos de la anestesia por lo que el paciente no sufre ningún dolor.

 

Fuente: Asociación de Personas con Trastorno Bipolar de Galicia

 

No hay comentarios:

MENSAJE DE BIENVENIDA

Este espacio que hemos tenido a bien llamar VITRIOLVM esta dirigido a todos quienes padecen Trastorno Bipolar, pero muy, muy especialmente también esta orientado a personas cercanas, amigos o familiares de aquellos que posiblemente lo padezcan sin saberlo y aquí el apoyo del entorno familiar para identificar los síntomas y buscar ayuda y tratamiento a tiempo para su ser mas querido es vital y fundamental.

La razón del nombre VITRIOLVM, surge de la necesidad muy en especial que tiene todo Bipolar de aprender a conocerse a si mismo en el contexto y realidad de este padecimiento que llevamos a cuestas y es que VITRIOLVM es un anagrama muy conocido que muy sugerentemente nos invita precisamente a ello “visita interiora terrae rectificando invenies ocultum lapidem, vera medicina”.

Buscar en nuestro propio interior, y hallar esa piedra oculta, que no es otra cosa que conocernos verdaderamente a nosotros mismos, esto es una verdadera medicina para el Bipolar porque le permitira anteponerse y adelantarse a posibles recaidas y lograr mantener la mayor estabilidad y equilibrio emocional junto a su tratamiento, terapia y entorno familiar adecuado y consciente de este padecimiento.

Nos preguntamos porque a nosotros y encontramos que el 5% de la humanidad unos 250 millones de personas padecen de algún tipo de Bipolaridad, seguramente un importante número de ellas, la llevan a cuestas sin saberlo, muchos durante toda su vida.

Pero al comenzar a acercarnos a algunos de los relatos vivenciales, miles de historias personales que describen en carne propia la crudeza de padecer esta enfermedad, vemos una arista común a todos ellos y sabemos personalmente muy bien que esto es así, y es el hecho de que especial y dramaticamente todos los seres más cercanos a nosotros que nos acompañan, son siempre los que más sufren.

Relatos tan valiosos de tanta, tanta gente, nos hace reflexionar y mucho, sobre el hecho de que no puede ser que por no buscar ayuda a tiempo y acceder al tratamiento, tantas familias queden por el camino destruidas, separadas, agobiadas de tanto sufrimiento por tantos años.

Por eso he aquí el motivo y la razón de ser de este humilde y pequeño Blog VITRIOLVM, ser un granito de arena más, una voz más que junto a muchas otras diga de forma clara:

“BUSCA AYUDA, si lo haces a tiempo podrás salvar tu vida y recuperar tu familia, reencontrarte con la paz y armonía junto a tus seres más queridos nuevamente”.

Y queridos compañeros de este sinuoso viaje, no hay nada más valioso en este mundo, que recuperar una sonrisa, la amistad, el cariño, la confianza de nuestros seres más amados y ver como salimos adelante, no simplemente de la mejor forma posible, sino ver como salimos adelante con amor, con paz y llenos de volvernos a reencontrarnos también plenamente con nosotros mismos. ADELANTE…

Quizás lo más difícil de afrontar cuando a uno se le diagnostica Trastorno Bipolar, es comenzar a comprender cuanto tiempo, cuantos años llevamos padeciendo esta enfermedad sin darnos cuenta de ello. En nuestro caso más de 15 años de una vida errática y descontrolada emocionalmente y todo lo que esto implica para nuestras familias y especialmente para nuestros seres más amados que durante tanto tiempo han venido sufriendo en silencio.

Sin lugar a dudas que aceptar este padecimiento y comenzar a comprenderlo es un gran paso camino hacia la estabilidad, equilibrio y paz mental, ya que si bien no tiene cura, el tratamiento combinado (medicamentos, terapias y ambiente familiar adecuado) nos permitirá acceder a una mejor calidad de vida.


En lo personal, nos impulsa una poderosa fuerza por comprender este padecimiento y es el hecho de que a lo largo de estos años de sufrimiento, por un lado hemos destruido tantos anhelos e ilusiones depositados en nosotros, los cuales hoy son simplemente una sombra difusa y perdida en el tiempo de un pasado muy lejano y por otro lado lo asombrosamente desdibujado que se torno nuestro ser desde que irrumpió este padecimiento.

Inmerso en una vida como un sombrío crepúsculo en el cual ni la luz ni la sombra se perfilan claramente…. ya desde los albores de nuestra juventud tomó forma un abismo desconocido que hoy se nos presenta como Bipolaridad. Por ello cobra vida propia este impulso por conocer bien a fondo este padecimiento, aprender de él lo mayor posible para dar absolutamente todo de nosotros mismos por alcanzar y mantener esa paz y equilibrio emocional que tan ausente ha estado y que tanto daño ha causado.

Una oportunidad y una muestra de comprensión y cariño, para quien aprende a conocer su enfermedad lo es todo…….

Ha sido un tránsito por demás caótico porque se carece completamente de control y a uno le es imposible darse cuenta de ello, no se puede frenar la mente y mucho menos las abruptas explosiones emocionales extremas entre la euforia maníaca y la depresión más severa, que en ella se desatan, el sueño se ausenta irremediablemente y en nuestro caso en particular los delirios y alucinaciones nos acompañaban de forma permanente. Los pensamientos paranoicos, lo real y lo ilusorio eran una sola cosa que caóticamente giraba donde fuera que estuviéramos.

Estuvimos por años, ni condenados, ni salvados, no morimos y no vivimos, sufrimos solamente sufrimos… en silencio atormentados. Una enfermedad que nos quitó la vida por completo.

Hemos dedicado buena parte de nuestra vida al estudio profundo de la relación que mantiene el ser humano con la naturaleza, consigo mismo y con sus semejantes, siempre hemos sido atraídos por la búsqueda sincera en el desarrollo espiritual de la humanidad, hemos recurrido a las fuentes primordiales de la antigüedad, ciertas herramientas aparecieron en este camino, pero como si de un hechizo se tratara, jamás pudimos aplicar las mismas en nosotros mismos a fin de vislumbrar, que tan apartados de nuestro sendero nos llevo esta enfermedad tan silenciosa y cruel y ello que todas y cada una de esas herramientas no son mas ni menos que para conocernos a nosotros mismos.

Después de muchos años la venda a caído, hoy todo esto sucedido tiene un nombre, hoy con otros ojos, intentamos sacar fuerzas para construir, pero la devastación es inconmensurable, ya de los cientos de buenos peregrinos, ahijados que cruzaban por nuestro camino, de los pocos amigos, de muchos hermanos, de los anhelos, de las ilusiones, de los sueños ya nada a quedado, todo es desolación y soledad a nuestro lado, pues el estigma social forjó el hecho de que ya lejos, muy lejos todos se hayan marchado.

Es un tránsito muy difícil para aquellos, que habiendo descubierto tardíamente que padecen esta enfermedad, ya se encuentran completamente solos, pues ya todo lo han perdido.

Pero, buscando ayuda debemos perseverar…, porque aún esta allí intacto ese ser que éramos nosotros antes de la manifestación de esta enfermedad.

Recuperar y reencontrarnos con esa alegría, esa fuerza y ese amor que uno libremente podía expresar, ya es un tremendo logro.

Volver a recuperar esa libertad es un gran paso…

Para nosotros, el trastorno bipolar pasa a convertirse en una forma de vida, es muy importante tanto para nosotros como para las personas que nos aman y están a nuestro lado, una toma de conciencia plena de la enfermedad que nos hace estar alerta cada día.

Seguir el tratamiento, asistir regularmente a las terapias, evitar situaciones estresantes, llevar una vida lo más ordenada posible, buscar y rodearse del afecto y cariño de las personas que nos aman para que como un susurro al oído, nos adviertan a tiempo de lo que no percibimos cuando perdemos la lucidez.

La Bipolaridad es un trastorno orgánico, que produce severas alteraciones y desequilibrio químico en el cerebro, que tiene consecuencias dramáticas para el individuo, pues llega ser hasta incapacitante, pero igualmente genera un deterioro muy profundo a nivel de las relaciones con nuestro entorno y muy especialmente con nuestras familias, que por desconocimiento, no comprenden los motivos, de nuestras conductas, ni actitudes.

Pero se trata de una enfermedad como lo pudiera ser la diabetes, o un problema cardíaco o renal, que requiere buscar ayuda, comprenderlo y seguir un riguroso tratamiento. Esto es desconocido para muchas familias, porque en muchos casos siquiera es posible darse cuenta de que se esta padeciendo una enfermedad y todo el entorno pasa décadas sufriendo profundamente lo indecible.

Pero no todo es sombra, porque la Bipolaridad potencia en los individuos predestinados a ello, la creatividad, la visión, la búsqueda de nuevos desafíos, el mundo ha visto surgir a grandes artistas, literatos, pintores, músicos, gobernantes, empresarios, fundadores de asociaciones, líderes religiosos, que padecían Bipolaridad, la lista es sumamente extensa.

El Bipolar tiene gran predisposición hacia la creatividad.

Incluso hay ciertos estudios que demuestran grandes semejanzas con las experiencias que viven en oriente los místicos y maestros al momento de exaltarse hacia la iluminación espiritual, pero este en particular es un tema que escapa al contenido de este Blog, el cual pretende humildemente ser un espacio donde nuestros hermanos peregrinos a lo largo de este camino de tantos altibajos encuentren, fácil acceso a documentación, información, materiales de apoyo y especialmente vivencias y experiencias de otros en este tránsito por nuestro Mundo Bipolar, una forma de vida que debemos conocer y comprender en detalle, para alcanzar una armonía por tanto tiempo esquiva.


Es una lucha permanente dia a dia, por conquistar una estabilidad que se resiste, pero que con tratamiento, ayuda y apoyo especialmente de nuestros seres más queridos es posible alcanzarla…

Para todas las personas que padecen Bipolaridad y están pasando por el lado más oscuro de la misma, tengan muy presente que la Luz siempre esta allí, debemos creer en nosotros mismos y dejarnos ayudar por las personas que con sinceridad nos apoyan y nos brinden una oportunidad para hallar esa Luz.

Gracias, especialmente a todas aquellas personas, que comprendiendo el sufrimiento y dolor que se padece, deciden dar todo de si mismas para salir adelante junto a la persona que aman.

El esfuerzo es grande, muy grande, pero la recompensa será infinita, porque no hay un brillo más grande que el de un beso, una sonrisa o un abrazo compartido con quienes más amamos en este mundo, nuestras parejas, nuestros hijos y nuestras familias.

Adelante, y BIENVENIDOS a vuestra casa.

Les saluda fraternalmente Vitriolvm
vitriolvm@hotmail.com

Nos puedes encontrar tambien en www.soyborderline.com