viernes, 25 de marzo de 2011

La imagen de un Bipolar en alta Fidelidad

Estimados amigos de VITRIOLVM, aqui compartimos esta entrada de un Blog que les envitamos a visitar.

El motivo de colgar esta entrada aqui, es porque sentimos que refleja con una fidelidad única, lo que es ser BIPOLAR, lo díficil y muchas veces solitario que es padecerlo.

¡PELIGRO!


A veces no me entiendo ni yo. No sé lo que hago.
Hago las cosas sin pensar; por impulsos.
Y luego acabo arrepintiéndome.
Suelo incluso llegar a hacer cosas que cuando luego las pienso, no las habría hecho.
¿Por qué las hago entonces? Eso me gustaría saber.

Soy como una mina anti personas; nunca se sabe quién va a caer, pero caiga quien caiga, sufrirá las consecuencias. Y la primera en destruirse es la mina, por supuesto. Aunque no creo que la mina se sienta culpable; yo sí.

Nunca tengo la intención de hacer daño; simplemente no lo pienso. No barajo las opciones. Digamos que puedo llegar a hacer “un mal desinteresado”.
Y es extraño, porque me gusta pensar. Me llevo horas y horas haciéndolo. Incluso mientras alguien me habla. No entiendo entonces porque a veces me lanzo a lo loco hacia no sé dónde.
Ojalá pensara menos cuando no tengo que hacerlo y más cuando sí.

Pero ese soy yo. Ese personaje extraño al que nadie termina de conocer nunca.
Esa persona que te puede sorprender o decepcionar en cuestión de minutos.
Ese que se puede llevar la contraria a sí mismo una y otra vez.

Cuanto más tiempo que llevo conmigo mismo, menos me conozco.

Suelo asumir diferentes roles a lo largo de mi vida. “Papeles” que interpreto en mi particular película. Porque ahí es donde yo vivo: en una película. Y yo soy el protagonista. Y el director. Y el cámara… Egoísta por excelencia aunque no megalómano precisamente.

No te acerques demasiado a mí. No me cojas confianza. Ni se te ocurra cogerme cariño. Y sobre todo, procura que yo no te lo coja a ti. Soy el maestro de la obsesión; y no hace falta que ésta tenga sentido.
Si te me acercas demasiado te pasará factura. Y no tengo intención de cobrarla; te lo aseguro. Pero ocurrirá.

martes, 15 de marzo de 2011

Clasificación de los trastornos bipolares

FUENTE: INTERPSIQUIS. 2001; (2)

Pilar Benavent Rodríguez.

Servicio de Psiquiatría
Hospital Universitario La Fe
Valencia (España).




Resumen

          En primer lugar, vamos a realizar una breve reseña histórica sobre el concepto de trastorno bipolar. Posteriormente se hará una exposición de algunas de las clasificaciones existentes en relación con el trastorno bipolar:

  •  Emil Kraepelin desarrolló una clasificación de las enfermedades mentales separando la psicosis maníaco-depresiva de las psicosis deteriorantes.
  •  Clasificación de Klerman, que diferencia seis grupos dentro de los trastornos bipolares.
  •  El grupo de St. Louis divide los trastornos afectivos en dos grupos: Primarios y secundarios. El objetivo de la creación de esta clasificación es la formación de dos grupos homogéneos que sirvan para la investigación.
  •  Clasificación de Andreasen y Winokur, que separa los trastornos afectivos en primarios y secundarios.
  •  Criterios diagnósticos para la investigación RDC y la versión revisada, creados por el Instituto Nacional de Salud Mental de los Estados Unidos.
  •  Clasificación Internacional de enfermedades CIE-10: Incluye los trastornos bipolares dentro del grupo de trastornos del humor y los divide en tres grupos, trastorno bipolar, episodios maníacos aislados y la CICLOTIMIA(ésta última dentro del grupo de trastorno del humor persistente.
  •  DSM-IV, divide los trastornos afectivos en trastornos bipolares, depresivos y otros trastornos del estado de ánimo. Los trastornos bipolares, a su vez se clasifican en bipolar I, bipolar II, ciclotimia y trastornos bipolares no especificados.

    INTRODUCCIÓN: RESEÑA HISTÓRICA DEL CONCEPTO DE TRASTORNOS BIPOLARES

              Desde los principios del conocimiento médico se ha utilizado el concepto de manía aunque inicialmente no describiendo una entidad nosológica, sino que servía para describir un estado de agitación y delirio.
    Es en el siglo XIX cuando Falret y Baillarger realizan la primera descripción de la enfermedad desarrollando su historia natural. Falret, habla de el trastorno circular, en el que se suceden episodios de manía y de depresión. Baillarger describe su trastorno de doble forma, que se caracteriza por dos periodos, uno de depresión y otro de excitación.

              Emil Kraepelin, a principios del siglo XX, desarrolló una clasificación de las enfermedades mentales separando la psicosis maníaco-depresiva de las psicosis deteriorantes o demencia precoz. Dentro de las psicosis maniaco-depresivas, señaló el carácter episódico con recuperación intermedia, así como, la historia familiar del trastorno. Kraepelin engloba dentro del mismo grupo las formas unipolares de las bipolares. Establece los criterios para el diagnóstico de:

              Estados maníacos: Los síntomas más representativos son la fuga de ideas, elevación del humor y aumento de la actividad.

              Formas mixtas: Se establecen rasgos de manía y de melancolía, de forma que en los cuadros se suceden rasgos que corresponden a ambas enfermedades, sin que puedan clasificarse en ninguna de ellas.

              Bleuler, concibe la enfermedad maníaco-depresiva y la esquizofrenia como un mismo trastorno, de modo que un enfermo, presenta características predominantemente cercanas a uno o a otro, y un mismo paciente puede estar en diferentes puntos según el momento evolutivo.

              Leonhard en 1957, realiza una gran aportación al diferenciar dentro de los trastornos afectivos las formas bipolares de las formas monopolares. Esta separación aporta importantes ventajas, tanto desde el punto de vista clínico como experimental. Angst y Perris, posteriormente, en diversos trabajos, aportan carasterísticas diferenciales de estos dos grupos, en cuanto a datos evolutivos, epidemiológicos, genéticos, etc.

    CLASIFICACIÓN

              La observación y la descripción de los síntomas, evolución y otras características de las enfermedades, nos permite obtener clasificaciones de éstas. La importancia de establecer una clasificación, se debe a la necesidad de ordenar un grupo de enfermedades heterogéneo de modo que esto nos permita un mejor conocimiento del trastorno. El desarrollo de la actividad científica necesita de las clasificaciones para formulación de hipótesis y diseño de experimentos, además, estas clasificaciones requieren también ser confirmadas o no desde un punto de vista científico.

              La obtención de una clasificación aceptada por todos es difícil, pero en el caso de los trastornos afectivos y dentro de ellos los trastornos bipolares ha sido, si cabe, más controvertido. Por ello, a pesar de las múltiples propuestas que se han realizado, todavía no se ha llegado a un consenso y las clasificaciones existentes en la actualidad están en continuo cambio.



    Clasificación de Klerman

    Divide los trastornos bipolares en seis grupos:

    I. Episodios de manía y episodios de depresión.
    II. Hipomanía-depresión.
    III. Origen farmacológico.
    IV. Ciclotímia.
    V. Depresión mayor con antecedentes familiares de trastorno bipolar.
    VI. Manía monopolar.
    Clasificación de St. Louis
              Esta clasificación propuesta por un grupo de la Universidad de Washington (1972), divide los trastornos afectivos en dos grupos:
  • Primarios: Son aquellos que no tienen antecedentes de enfermedades psiquiátricas o somáticas.
  • Secundarios: El grupo de trastornos secundarios está formado por los pacientes con antecedentes de algún trastorno físico o psíquico o acontecimientos estresantes psicosociales.

          El objetivo de la creación de ésta clasificación es la formación de dos grupos homogéneos que sirvan para la investigación. Además establecen unos criterios diagnósticos de manía:
A. Euforia o irritabilidad.
B. Al menos tres de los siguientes síntomas:
  • Hiperactividad.
  • Verborrea.
  • Fuga de ideas.
  • Grandiosidad.
  • Disminución del sueño.
  • Distraibilidad.

C. Duración de al menos dos semanas y sin la coexistencia de trastornos psiquiátricos previos.
Feighner, en 1981, propone la siguiente clasificación:
  • Bipolar I con manía.
  • Bipolar II con hipomanía.
  • Manía unipolar.
  • Depresión unipolar con historia familiar de manía.
  • Depresión unipolar con historia familiar de manía.

Andreasen y Winokur

          Andersen y Winokur, en1979, clasifican los trastornos afectivos en primarios y secundarios. Los primarios los clasifican en bipolares y unipolares, y éstos últimos en unipolares puros (historia familiar de depresión), no familiares y del espectro depresivo (este último haciendo referencia a pacientes con antecedentes familiares de alcoholismo, toxicomanías, personalidad antisocial...).



Criterios Diagnósticos para la Investigación (RDC)

          Los RDC (Criterios Diagnósticos y de Investigación), promovidos por el Instituto Nacional de Salud Mental de los Estados Unidos, se describen como una elaboración y una modificación de los criterios de Feighner. Posteriormente, se publica una revisión (RDC-R) muy similares a los de la edición previa. A continuación vamos a exponer los criterios de la edición revisada.
Criterios:

Para la catalogación del trastorno maníaco se deben cumplir los criterios A, B, C, D y E:

          A. Uno o más periodos distintos de un humor predominantemente elevado, expansivo o irritable. El timismo elevado, expansivo o irritable debería ser parte prominente de la enfermedad, y relativamente persistente, si bien puede alternarse con humor depresivo. No debería ser incluido aquí si aparentemente es debido a uso de drogas o alcohol.

          B. Si el humor es elevado o expansivo deben hallarse claramente un mínimo de tres de los siguientes ítems; si el humor es únicamente irritable deben hallarse cuatro:
1. Mayor actividad de lo habitual, o bien inquietud física.
2. Más hablador de lo habitual.
3. Fuga de ideas o sensación subjetiva de pensamiento acelerado.
4. Exagerada autoestima y grandiosidad que puede ser delirante.
5. Disminución de la necesidad de dormir.
6. Distraibilidad.
7. Participación en actividades sin valorar las consecuencias que de ellas pueden derivarse.

          C. El trastorno global es tan intenso que por lo menos se da uno de los siguientes apartados:

1. Es imposible mantener una conversación coherente.
2. Grave incapacidad social, laboral, escolar o familiar.
3. Requiere hospitalización.
          D. los cambios maníacos se mantienen durante una semana o cualquier duración si requiere hospitalización.

          E. No hay ninguno de los rasgos siguientes que sugieren esquizofrenia, aunque no deben ser valorados si son secundarios al abuso de alcohol y drogas:

1. Ideas delirantes de control o influencia, difusión inserción o robo del pensamiento.
2. Alucinaciones no afectivas de cualquier tipo a lo largo de uno o varios días o intermitentemente a lo largo de una semana.
3. Alucinaciones auditivas, en las que una voz hace comentarios sobre la conducta o pensamiento del sujeto, o bien varias voces hablan entre ellas.
4. Durante más de una semana no ha presentado síntomas maníacos o depresivos pero sí ideas delirantes o alucinaciones.
5. Durante más de una semana el paciente ha estado sin síntomas maníacos prominentes pero con trastornos formales de pensamiento, afecto plano o inapropiado, o conducta gravemente desorganizada.

          Para el diagnóstico del trastorno hipomaníaco, según los RDC,
deben cumplirse los siguientes cuatro criterios:

A. Haber existido un periodo con humor elevado, expansivo o irritable, que debe ser persistente o presentarse con frecuencia, pudiendo alternar con estado de ánimo depresivo, no incluyendo los cambios del humor debidos a alcohol o drogas.
B. Presentar al menos dos síntomas del apartado B para trastornos maníacos, si el humor es expansivo o tres síntomas si el humor es irritable.
C. Estado de ánimo alterado al menos dos días. El diagnóstico es probable si dura de dos a seis días y seguro si dura una semana.
D. No se deben cumplir criterios para el diagnóstico de esquizofrenia, trastorno esquizoafectivo ni trastorno maníaco.

          Podemos diagnosticar trastorno depresivo bipolar con manía bipolar I si el sujeto ha cumplido alguna vez criterios diagnósticos para trastorno maníaco y para trastorno depresivo mayor, menor o intermitente.
El trastorno depresivo con hipomanía bipolar II es aquel que cumple criterios de trastorno hipomaníaco y trastorno depresivo mayor, menor o intermitente.



Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE-10)

          Las clasificaciones actuales sobre el trastorno bipolar utilizadas más frecuentemente en clínica son la CIE-10 de la OMS y la clasificación americana DSM-IV cuyo contenido vamos a desarrollar a continuación.
CIE-10

          La CIE-10 incluye los trastornos bipolares dentro del grupo de trastornos del humor (afectivos) y distingue tres apartados: el trastorno bipolar, los episodios maníacos aislados y la ciclotimia (como trastorno del humor persistente).

          El trastorno bipolar clasificado dentro del capítulo F31, se caracteriza por la aparición de al menos dos episodios en los que existe una alteración del estado de ánimo, bien en forma de exaltación, aumento de actividad y aumento de vitalidad, bien en forma de disminución del estado de ánimo, de la vitalidad y de la actividad. Incluye los conceptos: Trastorno maníaco-depresivo, Psicosis maníaco-depresiva y Reacción maníaco-depresiva. No contempla los episodios maníacos aislados.

Dentro del apartado F31, esta clasificación diferencia:
  • F31.0 Trastorno bipolar, episodio actual hipomaníaco:Para su diagnóstico es necesario que el episodio actual satisfaga las pautas de hipomanía y que se haya presentado al menos otro episodio hipomaníaco, maníaco, depresivo o mixto.
  • F31.1 Trastorno bipolar, episodio actual maníaco sin síntomas psicóticos: Debe cumplir los criterios de manía sin síntomas psicóticos y haber presentado al menos otro episodio hipomaníaco, maníaco, depresivo o mixto.
  • F31.2 Trastorno bipolar, episodio actual maníaco con síntomas psicóticos: Debe cumplir los criterios de manía sin síntomas psicóticos y haber presentado al menos otro episodio hipomaníaco, maníaco, depresivo o mixto. Los síntomas psicóticos pueden ser congruentes o no congruentes con el estado de ánimo.
  • F31.3 Trastorno bipolar, episodio actual depresivo leve o moderado.
  • F31.4 Trastorno bipolar, episodio actual depresivo grave sin síntomas psicóticos.
  • F31.5 Trastorno bipolar, episodio actual depresivo grave con síntomas picóticos.
  • F31.6 Trastorno bipolar, episodio actual mixto: Sucesión rápida de síntomas maníacos, hipomaníacos y depresivos. El diagnóstico de trastorno bipolar sólo deberá hacerse di ambos tipos de síntomas, depresivos y maníacos, son igualmente destacados durante la maor parte de la enfermedad, que debe durar como mínimo dos semanas.
          El episodio maníaco aislado (F30), caracterizado por la exaltación del humor y el aumento de la cantidad y velocidad de la actividad física y mental del individuo es contemplado en un apartado distinto del trastorno bipolar. Si existen episodios anteriores depresivos o maníacos, se debe recurrir al diagnostico de trastorno bipolar. Se clasifica según tres niveles de gravedad en:
  • F30.0 Hipomanía: Exaltación leve y persistente del ánimo (durante varios días seguidos), aumento de la vitalidad y, por lo general, sentimientos de bienestar y de elevado rendimiento físico y mental. EL individuo se vuelve más sociable, hablador, familiaridad excesiva, mayor vigor sexual y una disminución de las necesidades de sueño, sin interferir de forma grave con la actividad laboral o provocar rechazo social. Puede alterarse la capacidad de concentración y atención. No se acompaña de alucinaciones o de ideas delirantes. Debe durar al menos varios días seguidos.
  • F30.1 Manía sin síntomas psicóticos: Exaltación del humor sin relación con las circunstancias ambientales, acompañado de aumento de la vitalidad y varios de los siguientes síntomas: logorrea, disminución de las necesidades del sueño, optimismo excesivo y en algunos casos proyectos extravagantes, gastar dinero de forma excesiva, etc. En algunos episodios el humor es irritable y receloso más que exaltado. Debe durar al menos una semana y debe ser lo suficientemente grave como para alterar la vida laboral y social de forma más o menos completa.
  • F30.2 Manía con síntomas psicóticos: Es una forma de manía más grave, donde aparecen ideas delirantes con fuga de ideas y logorrea que pueden hacer incomprensible el lenguaje. Las ideas delirantes y las alucinaciones pueden clasificarse de congruentes y no congruentes con el estado de ánimo. La excitación y la actividad física intensas pueden dar lugar a agresiones o violencias.

          La ciclotimia (F34.0), previamente considerada dentro de los trastornos de la personalidad, se incluye en esta clasificación dentro de los trastornos del humor persistentes. Se caracteriza por una inestabilidad persistente del estado de ánimo con periodos de depresión y de euforia leves, ninguno de los cuales satisface los criterios diagnósticos de trastorno bipolar o trastorno depresivo recurrente. Tiene un curso crónico y no se relaciona con acontecimientos vitales.

          Esta clasificación es más práctica y realista que la edición previa. Se diferencia de ésta por:

1. Diferenciar los episodios únicos de los trastornos bipolares de otros trastornos que presentan múltiples episodios.
2. Considerar la gravedad: en el episodio depresivo y también en el episodio maníaco distingue una forma leve-moderada y otra grave.
3. Incluye la ciclotimia como trastorno del humor persistente, en lugar de como trastorno de la personalidad, ya que estudios familiares han demostrado que existe una relación genética con los trastornos del humor y por que a veces responden a los mismos tratamientos que éstos.
4. Crea una nueva categoría para la hipomanía, que en la CIE-9, estaba incluida dentro de la psicosis maníaco-depresiva, tipo maníaco.
5. La CIE-10 acepta que el inicio de cada episodio pueda estar en relación con situaciones estresantes, mientras en la CIE-9 se excluyen los tipos desencadenados por alguna situación de éste tipo.
6. En el anexo I define los criterios provisionales para el trastorno bipolar II que son idénticos a los del DSM-IV.
DSM-IV
          La clasificación DSM-IV divide los trastornos afectivos en trastornos bipolares, trastornos depresivos y otros trastornos del estado de ánimo.

          En los trastornos bipolares de han dividido en trastorno bipolar I, trastorno bipolar II, trastorno ciclotímico y trastornos bipolares no especificados. Como categorías a parte están el trastorno del humor inducido por sustancias y el trastorno del humor debido a enfermedad médica.
          Dentro del trastorno bipolar I se diferencia el episodio maníaco único de los recurrentes y dentro de éstos últimos de especifica cómo fue el episodio más reciente: hipomaníaco, maníaco, mixto y otros. Este trastorno se caracteriza por uno o más episodios maníacos o mixtos. Con frecuencia han presentado uno o más episodios depresivos mayores.
          El trastorno bipolar II se caracteriza por presentar uno o más episodios depresivos mayores acompañado de al menos un episodio hipomaníaco, pero nunca episodios previos maníacos. Esta subdivisión en bipolar I y II tiene gran importancia por la presencia de características diferenciales de tipo clínico, genético, evolutivo que hace pensar en dos formas distintas de enfermedad. De este modo, en estudios recientes (Schurhoff, F. en 2000; Benazzi, F., en 1999; y Tondo, L., en1998), se habla de que el t. bipolar tipo I es una forma clínicamente más severa, con mayor importancia de síntomas psicóticos y de episodios mixtos, así como una peor respuesta profiláctica al litio y mayor riesgo de trastornos afectivos en la familia.
La ciclotimia se define como una alteración del estado de ánimo crónica (duración de al menos dos años), con fluctuaciones (alternancia de periodos hipomaníacos
Sobre ésta clasificación se añaden unas especificaciones que caracterizan con mayor exactitud el trastorno:
  • Según gravedad: leve, moderado, grave.
    con/sin síntomas psicóticos.
  • Sintomatología acompañante: síntomas catatónicos.
  • Según el curso longitudinal en los trastornos recidivantes:
  • Con/sin recuperación interepisódica.
  • Con patrón estacional.
  • Con ciclos rápidos.
  • Inicio en el postparto.

Criterios diagnósticos

Criterios para el episodio maníaco:

          A. Un periodo diferenciado de un estado de ánimo anormal y persistentemente elevado, expansivo o irritable, que dura al menos una semana (o cualquier duración si es necesario la hospitalización).

          B. Durante la alteración de estado de ánimo, han persistido tres (o más) de los siguientes síntomas ( cuatro si el estado de ánimo es sólo irritable):

1. Autoestima exagerada o grandiosidad.
2. Disminución de la necesidad de dormir.
3. Más hablador de lo habitual o verborreico.
4. Fuga de ideas o experiencia subjetiva de que el pensamiento está acelerado.
5. Distraibilidad.
6. Aumento de la actividad o agitación psicomotora.
7. Implicación excesiva en actividades placenteras que tienen un alto potencial para producir consecuencias graves ( p. ej. compras irrefrenables, indiscreciones sexuales, etc )

          C. Los síntomas no cumplen criterios para el episodio mixto

          D. La alteración del estado de ánimo es suficientemente grave como para provocar deterioro laboral o de las actividades habituales o de las relaciones con los demás, o para necesitar hospitalización con el fin de prevenir los daños a uno mismo o a los demás, o hay síntomas psicóticos.

          E. Los síntomas no son debidos a los efectos fisiológicos directos de una sustancia (droga, medicamento u otro tratamiento), ni a una enfermedad médica (ej. hipertiroidismo).

Criterios para el episodio hipomaníaco

          A. Un periodo diferenciado durante el que el estado de ánimo es persistentemente elevado, expansivo o irritable al menos cuatro días y que es claramente diferente del estado de ánimo habitual.

          B. Durante el periodo de alteración del estado de ánimo han persistido tres o más de lo siguientes síntomas (cuatro si el estado de ánimo es sólo irritable).

1. Autoestima exagerada o grandiosidad.
2. Disminución de la necesidad de dormir.
3. Más hablador de lo habitual o verborreico.
4. Fuga de ideas o experiencia subjetiva de que el pensamiento está acelerado.
5. Distraibilidad.
6. Aumento de la actividad intencionada o agitación psicomotriz.
7. Implicación excesiva en actividades placenteras que tienen un alto potencial para producir consecuencias graves ( p. ej. compras irrefrenables, indiscreciones sexuales, etc )

          C. El episodio está asociado a un cambio inequívoco de la actividad que no es característico del sujeto cuando está asintomático.

          D. La alteración del estado de ánimo y el cambio de la actividad son observables por los demás.

          E. El episodio no es lo suficientemente grave como para provocar un deterioro laboral o social importante o necesitar hospitalización, ni hay síntomas psicóticos.

          F. Los síntomas no son debidos a los efectos fisiológicos directos de una sustancia (droga, medicamento, u otro tratamiento) o enfermedad médica).
Criterios para diagnóstico de trastorno bipolar I, episodio maníaco único:

          A. Presencia de un único episodio maníaco, sin episodios depresivos mayores anteriores.

          B. El episodio maníaco no se explica mejor por la presencia de un trastorno esquizoafectivo y no está superpuesto a una esquizofrenia, un trastorno esquizofreniforme, un trastorno delirante y un trastorno psicótico no especificado.

Criterios para diagnóstico de trastorno bipolar I, episodio más reciente hipomaníaco:

          A. Actualmente (o el más reciente) un episodio hipomaníaco.

          B. Previamente se ha presentado al menos un episodio maníaco o episodio mixto.

          C. Los síntomas afectivos provocan un malestar clínicamente significativo o un deterioro social, laboral o de otras áreas importantes de la actividad del individuo.

          D. Los episodios afectivos en los criterios A y B no se explican mejor por la presencia de un trastorno esquizoafectivo y no están superpuestos a una esquizofrenia, un trastorno esquizofreniforme, un trastorno delirante o un trastorno psicótico no especificado.

Criterios para diagnóstico de trastorno bipolar I, episodio más reciente maníaco

          A. Actualmente (o el más reciente) un episodio maníaco.

          B. Previamente se ha presentado al menos un episodio depresivo mayor, un episodio maníaco o un episodio mixto.

          C. Los episodios afectivos en los criterios A y B no se explican mejor por la presencia de un trastorno esquizoafectivo y no están superpuestos a una esquizofrenia, un trastorno esquizofreniforme, un trastorno delirante o un trastorno psicótico no especificado.

Criterios para diagnóstico de trastorno bipolar II

          A. Presencia o historia de uno o más episodios depresivos mayores.

          B. Presencia o historia de al menos un episodio hipomaníaco.

          C. No ha habido ningún episodio maníaco ni un episodio mixto.

          D. Los episodios afectivos en los criterios A y B no se explican mejor por la presencia de un trastorno esquizoafectivo y no están superpuestos a una esquizofrenia, un trastorno esquizofreniforme, un trastorno delirante o un trastorno psicótico no especificado.

          E. Los síntomas provocan malestar clínicamente significativo o deterioro social/ laboral o de otras áreas importantes de la actividad del individuo.

Criterios para el diagnóstico de trastorno ciclitímico

          A. Presencia, durante al menos dos años, de numerosos períodos de síntomas hipomaníacos y numerosos periodos de síntomas depresivos que no cumplen los criterios para un episodio depresivo mayor.

          B. Durante el período de más de dos años la persona no ha dejado de presentar síntomas del criterio A durante un tiempo superior a dos meses.

          C. Durante los primeros años de la alteración no se ha presentado ningún episodio depresivo mayor, episodio maníaco o episodio mixto.

          D. Los síntomas de criterio A no se explican mejor por la presencia de un trastorno esquizoafectivo y no están superpuestos a una esquizofrenia, un trastorno esquizofreniforme, un trastorno delirante o un trastorno psicótico no especificado.

          E. Los síntomas no son debidos a los efectos fisiológicos directos de una sustancia o una enfermedad médica.

          F. Los síntomas provocan malestar clínicamente significativo o deterioro social, laboral o de otras áreas importantes de la actividad del individuo.


Algunas características que presenta la clasificación DSM-IV respecto a su antecesora, el DSM-III-R son:
  • Establece criterios para el diagnóstico de hipomanía, que son, duración de cuatro días, debe ser observable por los demás y no debe causar perjuicio importante o necesitar hospitalización.
  • Introduce los episodios mixtos como una categoría diferente.
  • La separación comentada anteriormente del trastorno bipolar en tipo I y tipo II.

          La clasificación DSM-III-R es una revisión del DSM-III y presenta algunas características diferenciales como son:
  • Realiza un cambio de terminología y sustituye la denominación de t. afectivo por t. del estado de ánimo.
  • Elimina el criterio diagnostico temporal de dos semanas para el diagnóstico.
          A continuación vamos a comparar la última clasificación de la OMS (CIE-10) con la última de la APA (DSM-IV):
  • La CIE-10 utiliza el término trastornos del humor, en cambio el DSM-IV emplea trastornos del estado de ánimo.
  • La CIE-10 considera para la definición de episodio maníaco dos criterios diagnósticos más que el DSM-IV. Éstos dos criterios son relativos a impulsos sexuales, indiscreciones y pérdida de las inhibiciones sociales.
  • En la definición de hipomanía, la CIE-10 incluye como síntomas para el diagnóstico el aumento de energía sexual y el aumento de la sociabilización. El DSM-IV, sin embargo, recoge como síntomas el aumento de la autoestima y la fuga de ideas, además el DSM-IV requiere que el cambio de estado de ánimo sea percibido por los demás.
  • Para el diagnóstico del episodio mixto se establece un criterio temporal en el que difieren las dos clasificaciones: mientras la CIE-10 exige dos semanas de duración, el DSM-IV establece una duración de una semana.

Consenso De Los Expertos del Guía Para el Tratamiento del Disturbio Bipolar Un Guía Para Los Pacientes y las Familias

Si usted ó alguien que es importante para usted ha sido diagnosticado con el disturbio bipolar, usted se puede sentir como si fuese la única persona que tiene que enfrentarse con esta enfermedad. Pero usted no está sólo. En los Estados Unidos, sobre 1.2% de la población adulta (más de 2.2 millones de gente) tiene el disturbio bipolar (también conocida como enfermedad maníaca depresiva). Afortunadamente, existen tratamientos disponibles muy efectivos para estabilizar su ánimo y puede ayudarle a recobrar y mantener una vida de satisfecho y productivad. Aquí tiene respuestas a las preguntas más comúnmente hechas sobre el disturbio bipolar.



¿QUE ES EL DISTURBIO BIPOLAR?

¿Por qué es el disturbio bipolar una enfermedad?
Cada uno tiene altibajos de ánimo-- la felicidad, la tristeza, y la ira son emociones normales y una parte esencial de la vida diaria. En contraste, el disturbio bipolar es una condición médica en la cual la gente tiene unos altibajos fuera de proporción, o totalmente sin relación con los eventos de la vida. Estos altibajos afectan los pensamientos, sentimientos, salud física, comportamiento, y el funcionamiento. El disturbio bipolar no es su culpa, ni es el resultado de una personalidad "débil" ó inestable. Es un disturbio que tiene tratamiento médico para el cual hay medicamentos específicos que ayudan a la mayoría de la gente.
¿Cuándo comienza el disturbio bipolar?
El disturbio bipolar comienza generalmente en la adolescencia o la temprana edad de la adultez, aunque puede comenzar a veces durante la niñez temprana o tan tarde como los 40 o 50 años. Cuando alguien con más de 50 años tiene un episodio maníaco por primera vez, es muy probable que la causa es un problema que imita el disturbio bipolar (i.e., enfermedad neurológica o los efectos de drogas, alcohol, o algunos medicamentos prescritos).
¿Por qué es importante diagnosticar y tratar el disturbio bipolar tan pronto como sea posible?
Como promedio, la gente con el disturbio bipolar ve de 3 a 4 doctores y pasan más de 8 años antes de que reciban un diagnóstico correcto. Previos diagnósticos, tratamiento adecuado, y encontrar los medicamentos debidos pueden ayudar a la gente evitar lo siguiente:
  • El suicidio. El riesgo es más altos en los años iniciales de la enfermedad.
  • El abuso de alcohol/sustancias. Más de 50% de aquellos con el disturbio bipolar abusan el alcohol o las drogas durante la enfermedad.
  • Problemas matrimoniales y del trabajo. El tratamiento inmediato mejora las perspectivas para un matrimonio estable y un trabajo productivo.
  • Las dificultades del tratamiento. Hay evidencia que mientras más episodios de altibajos que una persona tiene, más difícil es de tratar los episodio que siguen posteriormente y los episodios pueden ocurrir más frecuentemente. (Esto es a veces referido a como un "encender"- i.e., una vez que el fuego ha comenzado y se ha esparcido, es más difícil para apagarlo.)
  • El tratamiento incorrecto, impropio, o parcial. Una persona diagnosticada por error con depresión solamente en lugar del disturbio bipolar puede recibir antidepresivos incorrectamente sin medicamento anti-maníaco. Estos pueden ocasionar episodios maníacos y hacer que el curso general de la enfermedad empeore.
¿Es el disturbio bipolar heredado?
El disturbio bipolar tiende a repetirse en familias. Los investigadores han identificado un número de genes que pueden estar vinculado al disturbio, sugestionando que varios diferentes problemas bioquímicos pueden ocurrir en el disturbio bipolar (lo mismo que hay diferentes tipos de artritis). Sin embargo, si usted tuviera el disturbio bipolar y su cónyuge no lo tiene, hay solamente un riesgo de uno (1) en siete (7) que su niño lo desarrollará. La oportunidad puede ser mayor si usted tiene un número de familiares con disturbio o depresión bipolar.
¿Qué causa el disturbio bipolar?
No hay una causa singular ni garantizada del disturbio bipolar, pero la investigación sugiere fuertemente que es frecuentemente un problema heredado relacionado con una falta de estabilidad en la transmisión de impulsos de nervios en el cerebro. Este problema bioquímico hace a la gente con disturbio bipolar más vulnerables a la tension emocional y física. Si hay un contratiempo de la vida, el uso de sustancia, la falta de sueño, u otra estimulación excesiva, los mecanismos del cerebro normales no trabajan siempre adecuadamente para restaurar el funcionamiento.
Esta teoría de un interactuar de vulnerabilidad innato con un estímulo ambiental es similar a teorías propuestas para muchas otras condiciones médicas. En la enfermedad del corazón, por ejemplo, una persona podría heredar una tendencia para tener el colesterol alto o la presión arterial alta, que hace que dañe gradualmente el suministro de oxígeno al corazón. Durante la tensión, tal como el esfuerzo físico o la tensión emocional, la persona podría desarrollar repentinamente dolor del pecho o tener un ataque al corazón si el suministro de oxígeno se baja demasiado. Al igual que con la enfermedad del corazón y otras condiciones médicas, el tratamiento para el disturbio bipolar se centra en el tomar los medicamentos debidos y haciendo cambios del estilo de vida para reducir el riesgo de episodios de altibajos.
¿Cuáles son los síntomas del disturbio bipolar?
Durante el proceso del disturbio bipolar, cuatro diferentes tipos de episodios de ánimo pueden ocurrir:
1. La manía (episodio maníaco). La manía frecuentemente comienza con un sentido agradable de energía mejorada, creatividad, y la facilidad social-sentimientos que pueden rápidamente escalar fuera de control en un episodio maníaco. La gente con manía típicamente carece de comprensión, niegan que las cosas andan mal, y culpan con cólera a cualquier persona que señala al problema. En un episodio maníaco, los siguientes síntomas se presentan por lo menos por una semana, hasta el punto que la persona tiene problemas funcionando de un modo normal:
  • Sintiéndose extraordinariamente "alto", eufórico, ó irritable (ó apareciendo de esta manera a aquellos que lo conocen bien) Por lo menos cuatro (y frecuentemente casi todos) de las siguientes condiciones:
  • Necesitar dormir un poco pero todavía tieniendo altos niveles de energía
  • Hablando tan rápidamente que otros no pueden seguir lo que usted quiere decir
  • Tener pensamientos acelerados y sin control
  • Que se distrae tan fácilmente que cambia la atención entre muchos temas en sólo algunos minutos
  • Teniendo un sentimiento inflado de poder, grandeza, o de importancia
  • Haciendo cosas temerarias sin preocupación acerca de las posibles malas consecuenciastal como gastar demasiado dinero, actividad sexual impropia, hacer inversiones tontas en el negocio
En casos muy severos, pueden haber síntomas psicóticos tal como alucinaciones (oyendo o viendo cosas que no están allí) ó ilusiones (creyendo firmemente en cosas que no son verdaderas).
2. La Hipomanía (episodio hipomaniáco). La Hipomanía es una forma más moderada de manía con síntomas similares pero menos severos y el deterioro es menos también. En episodios hipomaniácos, la persona puede tener un ánimo elevado, se siente mejor que lo usual, y es más productiva. Estos episodios frecuentemente hacen a uno sentirse bien y la búsqueda de la hipomanía pueden hasta hacer que la gente deje de tomar su medicamento. Sin embargo, con demasiada frecuencia hay un precio severo que pagar por la hipomanía­ya sea escalar hasta la manía ó un descenso a la depresión.
3. La depresión (episodio depresivo mayor). En un incontrolable episodio depresivo "mayor", los siguientes síntomas se manifiestan al menos por 2 semanas y hacen las cosas difíciles para que usted funcione bien:
  • Sentimiento triste,decaído,melancólico o pierde interés en las cosas que usted disfruta normalmente
Por lo menos cuatro de los siguientes:
  • Problemas al dormir o dormir demasiado
  • Pérdida de apetito o comer demasiado
  • Problemas al tratar de concentrarse o en hacer decisiones
  • Sientiendo que todo va lento o sintiéndose demasido agitado que no puede estar tranquilo
  • Sentiéndose inútil o culpable o teniendo muy bajo estimo
  • Pérdida de energía o sentiéndose cansado todo el tiempo
  • Pensamientos de suicidio o de muerte.
Las depresiones severas pueden también incluir alucinaciones ó ilusiones.
4. El Episodio mixto. Quizás los episodios más debilitantes son aquellos que involucran al mismo tiempo síntomas tanto como de manía como de depresión o frecuentemente se alternan durante el día. Usted está excitado ó agitado como en la manía pero también se siente irritable y deprimido, en lugar de sentirse como si podría conquistar el mundo.
¿ Cuáles son los diferentes patrones del disturbio bipolar?
La gente varía en los tipos de episodios que generalmente tienen y cuan frecuente se sienten enfermo. Algunos tienen iguales números de episodios maníacos y depresivos; otros tienen principalmente un tipo o el otro. Por promedio, las personas con disturbio bipolar tienen cuatro episodios durante los primero 10 años de la enfermedad. Es mas probable que los hombres comienzen con un episodio maníaco, las mujeres con un episodio depresivo. Mientras que un número de años puedan transcurrir entre los primeros dos o tres episodios de manía o depresión, la mayoría de la gente sin tratamiento eventualmente tienen episodios más frecuentes. A veces estos son determinados por las estaciones del año(por ejemplo, un episodio hipomaniáco en el verano y otro de depresión en el invierno). Un pequeño número de gente pasan por un ciclo en forma frecuente o hasta continuamente durante el año.
Los episodios pueden durar días, meses, ó a veces hasta años. Como promedio, sin tratamiento, episodios maniácos o hipomaniácos duran algunos meses, mientras depresiones frecuentemente duran mucho más de 6 meses. Algunas personas recuperan completamente y pueden pasar muchos años entre episodios sin ningún síntoma, mientras que otros continuan teniendo débiles pero preocupantes episodios de depresión o de altibajos.
Términos especiales que se usan para describir patrones comunes:
En el Disturbio Bipolar I, una persona tiene episodios maníacos o mezclados y casi siempre tiene depresiones también. Si usted se ha enfermado recientemente por primera vez y le ocurrió con un episodio maníaco, aún se le considerada que tiene un disturbio bipolar I. Es probable que usted continuará teniendo episodios de depresión en el futuro, así como manía­a menos que usted obtenga tratamiento efectivo.
En en Disturbio Bipolar II, una persona tiene solamente episodios hipomaníacos y depresivos, no episodios maníacos o completamente mezclados. Este tipo es frecuentemente difícil de reconocer porque hypomanía puede parecer "sobrenormal," especialmente si la persona se siente felíz, tiene mucha energía, y evita tener problemas serios. Si usted tiene el disturbio bipoplar II, usted puede pasar por alto la hipomanía y buscar tratamiento solamente para sus depresiones. Lamentablemente, si el único medicamento que usted recibe es un antidepresivo, hay un riesgo que el medicamento le pueda causar una repente subida de ánimo ó iniciarle un ciclo de reacciones mas frecuentes.
En el Disturbio Bipolar Cíclico Rápido, una persona tiene por lo menos cuatro episodios por año, en cualquier combinación de maníaco, hipomaníaco,combinado, ó episodios depresivos. Este patrón de episodios se ve en aproximadamente del 5% al 15% de pacientes con disturbios bipolares. Resulta a veces en la "búsqueda" de depresiones con antidepresivos, que pueden alentar una reacción de manía, seguida por una caída a la depresión (i.e., usted continua subiendo y bajando como una montaña Rusa).
El Disturbio Esquizoafectivo: Este término se usa para describir una condición que en algunos modos traslapa con el disturbio bipolar. Además de la manía o depresión, hay síntomas psicóticos persistentes (alucinaciones ó ilusiones) durante los momentos cuando los síntomas de ánimo estan bajo control. En contraste, en el disturbio bipolar, cualesquier síntomas psicóticos que ocurren durante episodios severos de manía o depresión terminan cuando el ánimo regresa a lo normal.

LA EDUCACION
Usted y su familia o persona amada beneficiarán aprendiendo tanto como les sea posible acerca de como vivir con el disturbio bipolar. Aquí tienen las preguntas mas comúnmente hechas acerca de los cambios del estilo de vida:
¿Hay algo que puedo yo hacer para ayudar a mi disturbio?
Absolutamente Sí. Primero, hágase un experto en su enfermedad. Ya que el disturbio bipolar es una condición de toda una vida (como muchos otros disturbios médicos tal como la diabetes), es esencial que usted y su familia u otros cerca a usted aprendan todo sobre la enfermedad y su tratamiento. Lean libros, asistan a conferencias, conversen con su doctor o su terapeuta, y considere unirse a un capítulo de la Asociación Depresiva y Maníaca­Depresiva o la Alianza Nacional para los Enfermos Mentales cerca de usted para que pueda permanecerse al tanto y aprender de otros como manejar la vida de día a día y sus medicamentos. Siendo un paciente informado es la manera más segura para el éxito.
Usted puede ayudar a reducir los cambios de ánimo y tensiones que a veces llevan a episodios más severos poniendo atención a lo siguiente:
  • Mantenga un patrón de sueño estable. Acuéstese alrededor de la misma hora cadanoche y levántese al mismo tiempo cada mañana. Los patrones de sueño desorganizados parecen provocar cambios químicos en su cuerpo que pueden causar episodios de disturbios. Si usted tiene problemas para dormir, o está durmiendo demasiado, asegúrese de decirselo a su doctor. Si usted tiene que viajar donde usted cambiará zonas de tiempo y podría tener un casancio drástico por el cambio, obtenga consenjo de su doctor.
  • Mantenga un patrón regular de actividad. No sea frenético o demande demasiado de usted mismo.
     
  • No utilize alcohol o drogas ilícitas. Estos productos químicos provocan un desbalance en como el cerebro trabaja. Esto puede, y frecuentemente lo hace, causar episodios de altibajos e interferir con sus medicamentos. Usted puede encontrarlo a veces como una tentación de utilizar alcohol o drogas ilícitas para "tratar" sus propios problemas de ánimo o sueño­pero estos casi siempre hacen la situación peor. Si usted tiene un problema con sustancias, pidále a su doctor ayuda y considere grupos de asistencia­propia tal como los Alcohólicos Anónimos.
     
  • Tenga mucho cuidado acerca del uso "diario" de las cantidades pequeñas de alcohol, la cafeína, y algunos medicamentos que no requieren prescripción para catarros, alergias, o el dolor. Hasta cantidades pequeñas de estas sustancias pueden interferir con el sueño, el ánimo, o su medicina. Puede ser que no sea justo que usted tenga que privarse de un cocktail antes de la cena o una taza de café en la mañana, pero para mucha gente esto puede ser la "la paja que rompe la espalda de camello" ("La piedra que rompe el jarro").
     
  • Apoyo de amigos y familia pueden ayudar mucho. Sin embargo, usted debería también comprender que no es siempre fácil vivir con alguien que tiene altibajos. Si todos aprendieran tanto como les sea posible acerca del disturbio bipolar, usted será más capaz de ayudar a reducir la tensión inevitable y las críticas mutuas que el didturbio pueda provocar. Hasta la familia más "calmada" necesitará a veces ayuda de afuera para tratar con la tensión de un ser querido que tiene síntomas continuos. Pregúntele a su doctor o a su terapeuta para que ayuden a educar tanto a usted como a su familia acerca del disturbio bipolar. La terapia familiar o uniéndose a un grupo de apoyo puede ser una gran ayuda.
     
  • Intente reducir la tensión en el trabajo. Por supuesto, usted quiere hacer lo mejor en el trabajo, pero recuerde siempre que evitar las recaídas es el trabajo #1 y a largo plazo aumentará su productividad en general. Intente mantener horas de costumbre que le permite acostarse a un tiempo razonable. Si los síntomas del disturbio interfieren con su habilidad de trabajar, discútelo con su doctor si debería de enfrentarlo o si debería de tomar tiempo libre. Cuánto debería discutir abiertamente con los empleadores y trabajadores finalmente depende de usted. Si usted fuese incapaz de trabajar, usted podría tener un miembro familiar dicirle a su empleador que usted no se está sintiendo bien y que usted está bajo un cuido de un doctor y regresará a trabajar cuanto antes.
¿Cuáles son los signos de pronto aviso de un nuevo episodio de ánimo?
Los signos tempranos de un episodio de ánimo no son iguales de persona a persona y son diferentes en los altos y bajos del ánimo. Su buena capacidad de determinar sus propios signos para predecir los síntomas, la más rápido usted puede obtener ayuda para evitar un episodio completo. Cada persona llega a conocer ciertos sentimientos interiores que indican cuando un cambio de ánimo se está desarrollando. Cambios ligeros en el ánimo, el sueño, la energía, el estimo propio, el interés sexual, la concentración, la disposición para asumir nuevos proyectos, los pensamientos de muerte (ó el óptimismo repentino), y hasta cambios en el vestir y el aseo, pueden ser tempranas advertencias de un ataque de un alto ó un bajo. Ponga atención especial a un cambio profundo en su patrón de sueño, ya que este es un indicio común que una tormenta se aproxima. Ya que la pérdida de comprensión puede ser un signo temprano de un episodio de ánimo amenazante, no espere en preguntarle a su familia que se fijen en ciertas reacciones tempranas que a usted no le aparenten que esten.
¿Qué debería usted hacer cuando usted tiene ganas de dejar su tratamiento?
Es normal de tener dudas e incomodidad ocasional con el tratamiento. Asegúrese de discutir todas sus preocupaciones y cualesquiera incomodidades con su doctor, terapeuta, y familia. Si usted siente que su tratamiento no está trabajando o le está causando efectos secundarios desagradables, dígaselo a su doctor­no pare ni ajuste su medicamento por su propia cuenta. Los síntomas que regresan después de haber parado el medicamento son a veces mucho más duros para tratar. Usted y su doctor pueden trabajar juntos para encontrar la mejor y más confortable medicina para usted. También, no sea tímido acerca de preguntar por una segunda opinión de otro profesionista clínico. Las consultas pueden ser de una gran ayuda.
¿Cuán frecuente debería hablar con mi doctor?
Durante manía o depresión aguda, la mayoría de la gente conversan con su doctor por lo menos una vez por semana, o hasta diariamente, para monitorear síntomas, dosis de medicamento, y efectos secundarios. Mientras usted recupera, el contacto es menos frecuente; una vez que usted se sienta bien, usted podría ver su doctor para una revisión rápida cada dos o tres meses.
Independientemente de citas o pruebas de la sangre programadas, llame a su doctor si usted tuviera:
  • Sentimientos de suicidio o violentos
  • Cambios de ánimo, sueño, o la energía
  • Cambio en los efectos secundarios del medicamento
  • Necesidad de utilizar medicamentos sin prescripción tal como la medicina para el resfriado o la medicina para el dolor
  • Las enfermedades médicas generales agudas o una necesidad de cirugía, un cuido dental extensivo, o unos cambios en otras medicinas que usted toma.
¿Cómo puedo monitorear mi propio progreso de tratamiento?
Manteniendo una gráfica de ánimo es un modo bueno de ayuda para que usted, su doctor, y su familia logren manejar su disturbio (vea la gráfica de muestra abajo). Este es un diario en el que usted sigue el rastro de sus sentimientos, actividades, patrones de sueño, medicamento y efectos secundarios, y eventos de vida importantes. Frecuentemente una entrada diaria rápida acerca de su ánimo es todo lo que se necesita. A mucha gente le gusta utilizar una simple escala visual,­del "más deprimido" al "más maníaco" que usted ha sentido, con el sentirse "normal" en el medio. Notando cambios en el sueño, tensiones en su vida, y así sucesivamente, puede ayudarle a identificar cuales son los signos de advertencia de la manía o la depresión para usted. El mantener una lista de sus medicinas sobre muchos meses ó años también le ayudarán a figurar cuales trabajan mejor para usted.

¿Qué pueden las familias y los amigos hacer para ayudar?
Si usted es un miembro o amigo de la familia de alguien con un disturbio bipolar, informese acerca de la enfermedad del paciente, sus causas, y sus tratamientos. Hable con el doctor del paciente si es posible. Aprenda los signos particulares de como la persona actua cuando el ó ella se está poniendo maníaco o deprimido. Intente de planear, mientras la persona se sienta bien, de como usted debería de responder cuando ve estos síntomas. ¡A usted se le va a agradecer después!
  • Aliente el paciente a quedarse con el tratamiento, que vea al doctor, y que evite el alcohol y las drogas. Si el paciente ha estado en algún tratamiento por un período de tiempo extendido con poca mejora de los síntomas ó está teniendo preocupantes efectos secundarios, aliente a la persona que le pregunte al doctor acerca de otros tratamientos o si puede obtener una segunda opinión. Ofrezca ir al doctor con la persona para compartir sus observaciones.
Si su ser querido se enferma con un episodio de altibajo y repentinamente siente que su preocupación es una interferencia, recuerde que este no es un rechazo de usted­es la enfermedad que lo controla.
  • Aprendan a reconocer las señas del suicidio. Tome seriamente cualesquier amenazas que la persona hace. Si la persona está "arreglando" su asuntos, hablando acerca del suicidio, discutiendo frecuentemente métodos que seguir, ó exhibiendo sentimientos aumentados de desesperación, intervenga y busque ayuda del doctor del paciente u otros miembros ó amigos de la familia. La confidencialidad es importante pero no se puede medir contra el riesgo del suicidio. Llame al 911 ó a una sala de emergencia de un hospital si la situación se pone desesperada. Aliente a la persona para que comprenda que el pensamiento suicida es un síntoma de la enfermedad. Enfatize siempre que la vida de la persona es importante para usted y para otros y que su suicidio sería una carga tremenda y no un relieve.
     
  • Con una persona inclinada a episodios maníacos, saque ventaja de los períodos de ánimo estable para arreglar "directivas anticipadas"­planes y acuerdos que usted hace con la persona cuando el ó ella está estable para intentar de evitar problemas durante los futuros episodios de la enfermedad. Usted debería discutir y establecer reglas que pueden involucrar salvaguardas tal como retener tarjetas de crédito, privilegios bancarios, y las llaves del carro. Al igual que la depresión que lleva al suicidio, episodios maníacos incontrolables pueden ser peligrosos el paciente. La hospitalización puede salvar una vida en ambos casos.
     
  • Si usted está ayudando en el cuido de alguien en su casa, intente, si es posible, tomar turnos en el "revisar" las necesidades del paciente de un modo que el paciente no sobrecargue un miembro o amigo de la familia.
     
  • Cuando los pacientes se están recuperando de un episodio, permítanles enfocarse en sus vidas al paso de cada uno, y evite los extremos de demasiada o muy poca esperanza. No los empujen demasiado fuerte. Recuerde que la estabilización del ánimo es el primer paso más importante hacia un completo regreso al funcionamiento. De otra manera, no los sobre-proteja. Intente hacer cosas con ellos, en vez de para ellos, para que así sean capaces de recobrar su sentido de confianza en si mismos.
     
  • Trate a la gente normalmente una vez que hayan recuperado, pero esten alertas por los síntomas delatadores. Si hay una repetición de la enfermedad, puede ser que usted se de cuenta antes que la persona . En una manera cuidadosa, indique los síntomas tempranos y sugiera una discusión con el doctor.
     
  • Tanto usted como el paciente necesitan aprender a distinguir la diferencia entre un día bueno y la hipomanía, y entre un día malo y la depresión. Los pacientes que están tomando medicamento debido al disturbio bipolar, así como todos los demás, tienen días buenos y días malos que no son parte de la enfermedad.
     
  • Tome ventaja de la ayuda disponible de los grupos de apoyo.
LA PSICOTERAPIA
La psicoterapia puede jugar un papel importante en la reducción de las tensiones que pueden ocasionar episodios maníacos y depresivos. La psicoterapia es probablemente mucho más de gran ayuda para la depresión que para la manía, ya que los pacientes en una etapa maníaca frecuentemente tienen dificultad reteniendo lo que ellos aprenden.

Las clases de psicoterapia
Tres clases de psicoterapia aparecen ser particularmente útil para la depresión y pueden también ayudar durante la recuperación:
  • La terapia de comportamiento se concentra en la conducta que puede aumentar o reducir la tensión y modos para disminuir ó aumentar experiencias agradables que pueden ayudar en el mejorar síntomas depresivos.
  • La terapia cognitiva se concentra en la identificación y el cambio de los pensamientos y las creencias pesimistas que pueden conducir a la depresión.
  • La terapia interpersonal se concentra en la reducción del esfuerzo que un disturbio del ánimo puede causar en las relaciones.
La psicoterapia puede ser individual (solamente usted y un terapeuta); de grupo (otra gente con problemas similares); o de familia. La persona que provee la terapia puede ser su doctor u otro profesionista clínico (e.g., un trabajador social, un psicólogo, una enfermera, o un consejero) que trabaja en asociación con su doctor.
Como obtener lo mejor de la psicoterapia
  • Mantenga sus citas.
  • Sea honesto y confiado
  • Haga las tareas asignadas a usted como parte de su terapia.
  • Dele al terapeuta información de como el tratamiento está trabajando para usted.
Durante la depresión,la psicoterapia trabaja generalmente más gradualmente que el medicamento y puede tomar 2 meses o más para mostrar sus efectos completos. Sin embargo, los beneficios pueden ser de largo plazo. Recuerde que la gente puede reaccionar de otro modo a la psicoterapia, lo mismo que hacen las medicinas.
GRUPOS DE APOYO
Los grupos de apoyo son una parte invaluable del tratamiento. Estos grupos proveen un foro para la aceptación mutua, la comprensión, y el descubrimiento de uno mismo. Los participantes desarrollan un sentido de compañerismo con otros participantes por que todos han vivido con los disturbios de los altibajos. La gente que son nuevos al disturbio del ánimo pueden hablarle a otros que han aprendido estrategias exitosas para hacerle frente a la enfermedad.
La Asociación Nacional Depresiva y Maníaco-Depresiva (DMDA Nacional)
Fundada en el 1986 por y para personas con enfermedades depresivas y sus familias, DMDA Nacional es la mayor asociación que es de una específica enfermedad, una organización en la nación dirigida por pacientes. Un corporación sin ganancias o provechos, la DMDA Nacional está dirigida por un Junta de Consejeros Científicos de unos 60 investigadores distinguidos y de profesionales practicantes en la salud mental ; un Consejo de Directores nacionales compuesto de pacientes y miembros de familias; y una red popular de 275 capítulos a través de los Estados Unidos, Canadá, y países foraneos.
Los grupos de apoyo son de una función mayor de los capítulos de DMDA locales. Los grupos tienen consejeros médicos y facilitantes designados, la mayor parte de ellos son pacientes o miembros de familias. Algunos capítulos tienen bibliotecas de préstamo,colectas de fondos, boletines de prensa, y actividades organizadas variando de seminarios a juegos de softbol.
La misión del DMDA Nacional es de educar pacientes, familias, profesionales y el público sobre las causas de las enfermedades depresivas y maníacas­depresivas como enfermedades médicas; para cultivar ayuda propia para los pacientes y familias; para eliminar la discriminación y el estigma; para mejorar acceso a los servicios; y para abogar por la investigación de la eliminación de estas enfermedades.
La DMDA nacional opera una librería, un boletín público de la prensa, tiene convenciones y conferencias, tiene una Agencia de Conferencistas Nacional, y participa en campañas nacionales. Para averiguar si hay un capítulo de la DMDA ó un grupo de apoyo en su área o para aprender más acerca de la DMDA Nacional, llame ó escriba a:
La Asociación Nacional Depresiva y Maníaca­Depresiva
730 N. Franklin St., Suite 1015
CHICAGO, IL 60610-3526
800-82-NDMDA (800-826-3632)
Otras organizaciones
Estas otras organizaciones tienen capítulos locales y pueden también ayudarle a localizar grupos e información de apoyo:
La Alianza Nacional para los Enfermos Mentales (NAMI)
200 N. Glebe Rd., Suite 1015
Arlington, VA 22203-3754
800-950-NAMI (800-950-6264)
La Fundación Nacional para la Enfermedad Depresiva, Inc. (NFDI)
P.O. Box 2257
New York, NY 10116-2257
800-248-4344
La Asociación Nacional de la Salud Mental (NMHA)
El Centro Nacional de Información de la Salud Mental
1021 Prince Street
Alexandria, VA 22314-2971
800-969-6642
PARA MAS INFORMACION
La DMDA nacional distribuye gratuitamente el panfleto Una Guía Para La Enfermedad Depresiva y Maníaca­Depresiva: El Diagnóstico, Tratamiento y Apoyo, junto con un catálogo de la librería de la DMDA Nacional y un directorio de los capítulo. Las publicaciones mencionadas a continuación también proveen más información sobre el disturbio bipolar. La mayor parte están disponibles en la librería de la DMDA Nacional. Para ordenar estos materiales, llame al 800-82-NDMDA.

MENSAJE DE BIENVENIDA

Este espacio que hemos tenido a bien llamar VITRIOLVM esta dirigido a todos quienes padecen Trastorno Bipolar, pero muy, muy especialmente también esta orientado a personas cercanas, amigos o familiares de aquellos que posiblemente lo padezcan sin saberlo y aquí el apoyo del entorno familiar para identificar los síntomas y buscar ayuda y tratamiento a tiempo para su ser mas querido es vital y fundamental.

La razón del nombre VITRIOLVM, surge de la necesidad muy en especial que tiene todo Bipolar de aprender a conocerse a si mismo en el contexto y realidad de este padecimiento que llevamos a cuestas y es que VITRIOLVM es un anagrama muy conocido que muy sugerentemente nos invita precisamente a ello “visita interiora terrae rectificando invenies ocultum lapidem, vera medicina”.

Buscar en nuestro propio interior, y hallar esa piedra oculta, que no es otra cosa que conocernos verdaderamente a nosotros mismos, esto es una verdadera medicina para el Bipolar porque le permitira anteponerse y adelantarse a posibles recaidas y lograr mantener la mayor estabilidad y equilibrio emocional junto a su tratamiento, terapia y entorno familiar adecuado y consciente de este padecimiento.

Nos preguntamos porque a nosotros y encontramos que el 5% de la humanidad unos 250 millones de personas padecen de algún tipo de Bipolaridad, seguramente un importante número de ellas, la llevan a cuestas sin saberlo, muchos durante toda su vida.

Pero al comenzar a acercarnos a algunos de los relatos vivenciales, miles de historias personales que describen en carne propia la crudeza de padecer esta enfermedad, vemos una arista común a todos ellos y sabemos personalmente muy bien que esto es así, y es el hecho de que especial y dramaticamente todos los seres más cercanos a nosotros que nos acompañan, son siempre los que más sufren.

Relatos tan valiosos de tanta, tanta gente, nos hace reflexionar y mucho, sobre el hecho de que no puede ser que por no buscar ayuda a tiempo y acceder al tratamiento, tantas familias queden por el camino destruidas, separadas, agobiadas de tanto sufrimiento por tantos años.

Por eso he aquí el motivo y la razón de ser de este humilde y pequeño Blog VITRIOLVM, ser un granito de arena más, una voz más que junto a muchas otras diga de forma clara:

“BUSCA AYUDA, si lo haces a tiempo podrás salvar tu vida y recuperar tu familia, reencontrarte con la paz y armonía junto a tus seres más queridos nuevamente”.

Y queridos compañeros de este sinuoso viaje, no hay nada más valioso en este mundo, que recuperar una sonrisa, la amistad, el cariño, la confianza de nuestros seres más amados y ver como salimos adelante, no simplemente de la mejor forma posible, sino ver como salimos adelante con amor, con paz y llenos de volvernos a reencontrarnos también plenamente con nosotros mismos. ADELANTE…

Quizás lo más difícil de afrontar cuando a uno se le diagnostica Trastorno Bipolar, es comenzar a comprender cuanto tiempo, cuantos años llevamos padeciendo esta enfermedad sin darnos cuenta de ello. En nuestro caso más de 15 años de una vida errática y descontrolada emocionalmente y todo lo que esto implica para nuestras familias y especialmente para nuestros seres más amados que durante tanto tiempo han venido sufriendo en silencio.

Sin lugar a dudas que aceptar este padecimiento y comenzar a comprenderlo es un gran paso camino hacia la estabilidad, equilibrio y paz mental, ya que si bien no tiene cura, el tratamiento combinado (medicamentos, terapias y ambiente familiar adecuado) nos permitirá acceder a una mejor calidad de vida.


En lo personal, nos impulsa una poderosa fuerza por comprender este padecimiento y es el hecho de que a lo largo de estos años de sufrimiento, por un lado hemos destruido tantos anhelos e ilusiones depositados en nosotros, los cuales hoy son simplemente una sombra difusa y perdida en el tiempo de un pasado muy lejano y por otro lado lo asombrosamente desdibujado que se torno nuestro ser desde que irrumpió este padecimiento.

Inmerso en una vida como un sombrío crepúsculo en el cual ni la luz ni la sombra se perfilan claramente…. ya desde los albores de nuestra juventud tomó forma un abismo desconocido que hoy se nos presenta como Bipolaridad. Por ello cobra vida propia este impulso por conocer bien a fondo este padecimiento, aprender de él lo mayor posible para dar absolutamente todo de nosotros mismos por alcanzar y mantener esa paz y equilibrio emocional que tan ausente ha estado y que tanto daño ha causado.

Una oportunidad y una muestra de comprensión y cariño, para quien aprende a conocer su enfermedad lo es todo…….

Ha sido un tránsito por demás caótico porque se carece completamente de control y a uno le es imposible darse cuenta de ello, no se puede frenar la mente y mucho menos las abruptas explosiones emocionales extremas entre la euforia maníaca y la depresión más severa, que en ella se desatan, el sueño se ausenta irremediablemente y en nuestro caso en particular los delirios y alucinaciones nos acompañaban de forma permanente. Los pensamientos paranoicos, lo real y lo ilusorio eran una sola cosa que caóticamente giraba donde fuera que estuviéramos.

Estuvimos por años, ni condenados, ni salvados, no morimos y no vivimos, sufrimos solamente sufrimos… en silencio atormentados. Una enfermedad que nos quitó la vida por completo.

Hemos dedicado buena parte de nuestra vida al estudio profundo de la relación que mantiene el ser humano con la naturaleza, consigo mismo y con sus semejantes, siempre hemos sido atraídos por la búsqueda sincera en el desarrollo espiritual de la humanidad, hemos recurrido a las fuentes primordiales de la antigüedad, ciertas herramientas aparecieron en este camino, pero como si de un hechizo se tratara, jamás pudimos aplicar las mismas en nosotros mismos a fin de vislumbrar, que tan apartados de nuestro sendero nos llevo esta enfermedad tan silenciosa y cruel y ello que todas y cada una de esas herramientas no son mas ni menos que para conocernos a nosotros mismos.

Después de muchos años la venda a caído, hoy todo esto sucedido tiene un nombre, hoy con otros ojos, intentamos sacar fuerzas para construir, pero la devastación es inconmensurable, ya de los cientos de buenos peregrinos, ahijados que cruzaban por nuestro camino, de los pocos amigos, de muchos hermanos, de los anhelos, de las ilusiones, de los sueños ya nada a quedado, todo es desolación y soledad a nuestro lado, pues el estigma social forjó el hecho de que ya lejos, muy lejos todos se hayan marchado.

Es un tránsito muy difícil para aquellos, que habiendo descubierto tardíamente que padecen esta enfermedad, ya se encuentran completamente solos, pues ya todo lo han perdido.

Pero, buscando ayuda debemos perseverar…, porque aún esta allí intacto ese ser que éramos nosotros antes de la manifestación de esta enfermedad.

Recuperar y reencontrarnos con esa alegría, esa fuerza y ese amor que uno libremente podía expresar, ya es un tremendo logro.

Volver a recuperar esa libertad es un gran paso…

Para nosotros, el trastorno bipolar pasa a convertirse en una forma de vida, es muy importante tanto para nosotros como para las personas que nos aman y están a nuestro lado, una toma de conciencia plena de la enfermedad que nos hace estar alerta cada día.

Seguir el tratamiento, asistir regularmente a las terapias, evitar situaciones estresantes, llevar una vida lo más ordenada posible, buscar y rodearse del afecto y cariño de las personas que nos aman para que como un susurro al oído, nos adviertan a tiempo de lo que no percibimos cuando perdemos la lucidez.

La Bipolaridad es un trastorno orgánico, que produce severas alteraciones y desequilibrio químico en el cerebro, que tiene consecuencias dramáticas para el individuo, pues llega ser hasta incapacitante, pero igualmente genera un deterioro muy profundo a nivel de las relaciones con nuestro entorno y muy especialmente con nuestras familias, que por desconocimiento, no comprenden los motivos, de nuestras conductas, ni actitudes.

Pero se trata de una enfermedad como lo pudiera ser la diabetes, o un problema cardíaco o renal, que requiere buscar ayuda, comprenderlo y seguir un riguroso tratamiento. Esto es desconocido para muchas familias, porque en muchos casos siquiera es posible darse cuenta de que se esta padeciendo una enfermedad y todo el entorno pasa décadas sufriendo profundamente lo indecible.

Pero no todo es sombra, porque la Bipolaridad potencia en los individuos predestinados a ello, la creatividad, la visión, la búsqueda de nuevos desafíos, el mundo ha visto surgir a grandes artistas, literatos, pintores, músicos, gobernantes, empresarios, fundadores de asociaciones, líderes religiosos, que padecían Bipolaridad, la lista es sumamente extensa.

El Bipolar tiene gran predisposición hacia la creatividad.

Incluso hay ciertos estudios que demuestran grandes semejanzas con las experiencias que viven en oriente los místicos y maestros al momento de exaltarse hacia la iluminación espiritual, pero este en particular es un tema que escapa al contenido de este Blog, el cual pretende humildemente ser un espacio donde nuestros hermanos peregrinos a lo largo de este camino de tantos altibajos encuentren, fácil acceso a documentación, información, materiales de apoyo y especialmente vivencias y experiencias de otros en este tránsito por nuestro Mundo Bipolar, una forma de vida que debemos conocer y comprender en detalle, para alcanzar una armonía por tanto tiempo esquiva.


Es una lucha permanente dia a dia, por conquistar una estabilidad que se resiste, pero que con tratamiento, ayuda y apoyo especialmente de nuestros seres más queridos es posible alcanzarla…

Para todas las personas que padecen Bipolaridad y están pasando por el lado más oscuro de la misma, tengan muy presente que la Luz siempre esta allí, debemos creer en nosotros mismos y dejarnos ayudar por las personas que con sinceridad nos apoyan y nos brinden una oportunidad para hallar esa Luz.

Gracias, especialmente a todas aquellas personas, que comprendiendo el sufrimiento y dolor que se padece, deciden dar todo de si mismas para salir adelante junto a la persona que aman.

El esfuerzo es grande, muy grande, pero la recompensa será infinita, porque no hay un brillo más grande que el de un beso, una sonrisa o un abrazo compartido con quienes más amamos en este mundo, nuestras parejas, nuestros hijos y nuestras familias.

Adelante, y BIENVENIDOS a vuestra casa.

Les saluda fraternalmente Vitriolvm
vitriolvm@hotmail.com

Nos puedes encontrar tambien en www.soyborderline.com